9/3/10

El paraiso entre tus piernas.


Su nombre Pasión de apellido Lujuria. Se paseaba entre machos cabrios con la soltura y atrevimiento de una experimentada fulana. Una gata en celo de las que ya no existen y mucho menos se pueden catar. El culo respingón como a mi me gustan y sus enormes tetas meciéndose arriba y abajo reclamando una buen sabida y deliciosa atención. El tik tak del reloj marcaba el compás de sus caderas. De un lado a otro, de izquierda y derecha; igual que una jodida brasileña bailando una salsa libidinosa. Salsa en la que me imaginaba con ella como un monigote siguiendo unos pasos que no podía alcanzar.

Sentado en la barra de ese bar de mala muerte esperaba mi oportunidad. La puerta se abría minuto sí, minuto también, dejando entrar a hombres lascivos buscando sus momentos de gloria aún sabiendo el precio que deberían de pagar después. En el instante que se adentraban en esa cueva de encajes negros y ligas color carmesí, una grave enfermedad entre las piernas les asaltaba; enorme y dura como la molesta piedra que obstruye el camino. Fácil de maldecir pero difícil de pasar por alto.
Mucho que lamentar amigos míos. Nadie se merece una poderosa erección por unas remilgadas normas de burdel: El genero se saborea con los ojos, caballeros, nunca con las manos y mucho menos con la boca, válgame dios.
Pero yo había mordido. ¡Vaya, si lo había hecho! Y que curvas, señores, serpenteantes como el camino que lleva directamente al paraíso, ¿ o debería llamarlo infierno? Porque, ¡qué ardor, qué fuego, y qué sed de obscenidad!
Lujuria me miró directamente a los ojos, desafiante.
- Nunca repito con nadie que no me sorprenda.
- Tranquila, comparto tu misma filosofía. Pero contigo haré una excepción.
Una sonrisa traviesa se dibujó en los labios de Pasión.
- Todos tenemos debilidades. La mía, los mentirosos.

8 comentarios:

  1. Encantador... me ha fasinado tu manera de expresar tal seduccion.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente me encanta como describiste a Pasión Lujuria. Me encantan las palabras usadas, el diálogo en si, me sentí Pasión en el momento en que lo empecé a leer.
    Simplemente un encanto lujurioso =)
    Un beso y éxitos!

    ResponderEliminar
  3. "aunque folles como un mueble"
    ja!
    Me gusta la manera que tenés de escribir, y de describir esos dos sentimientos, tan pero tan lindos

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. aun asi.. que no se crea sus mentiras..

    ResponderEliminar
  5. un desayuno servido en la cama, que delicia.
    hace mucho tiempo que no leía prosa erótica, me gusta la sutileza directa.
    espero que nos sigamos comunicando.
    un abrazo fraterno de este fragmentado chile.

    ResponderEliminar
  6. ``La mía, los mentirosos´´ Me Encanta! realmente, ella si que sabe provocar!

    Un Besito!

    ResponderEliminar

Desayunos glamourosos:

Diamantes en Tiffany's: